Capacitación

9 tips para redactar posteos en redes sociales

Gestionar las redes de una empresa nos coloca en el desafío de entender este espacio como parte del negocio. Es fundamental comprender que existen diferencias sustanciales en las formas de comunicación que debemos poner en marcha, respecto de las que solemos utilizar en nuestras redes personales.

En las redes de nuestro negocio no charlamos necesariamente con amigos o familiares, sino con potenciales clientes. Y esto nos obliga a tener ciertos cuidados. Como te comentábamos en esta nota, el trabajo de branding es permanente, y cuidar la reputación de la marca en el entorno web depende en gran medida de que sepamos manejar hábilmente nuestro discurso.

¿Cómo podemos asegurarnos de hacer un buen trabajo? Te damos algunas recomendaciones:

1. Mantener el contacto personal con el interlocutor. Si bien nuestros mensajes en las redes se dirigen a un público masivo, la forma de recepción de esos mensajes es individual. Cada internauta nos lee de manera personal a través de su dispositivo. Por eso es recomendable tratarlo de “vos” (y no con la forma plural, “ustedes”).

2. Aunque el community manager sea una sola persona, las empresas son entidades colectivas, y por lo tanto los mensajes deben escribirse en primera persona del plural (“nosotros”). Aún cuando el emprendimiento sea unipersonal, se sugiere usar este tratamiento, que en este caso se denomina “plural de modestia”.

3. Respetar las reglas ortográficas y gramaticales del español es fundamental. Un mensaje correctamente expresado contribuye a dar esa imagen de seriedad y profesionalismo que sin dudas nos diferenciará. ¡No hay que olvidarse de los acentos!

4. Cuidar el uso de las mayúsculas. En internet, un texto escrito enteramente con ellas se interpreta como un grito, y se considera una falta de respeto. Si necesitamos destacar un texto, podemos emplear otros recursos, como los emojis o los hashtags.

5. Un detalle de cuidado: en español los signos de interrogación y exclamación tienen marca de apertura y no sólo de cierre. Si bien nos hemos acostumbrado a prescindir de las primeras (¡¿) su uso es importante para una correcta interpretación del texto escrito por parte del lector. Además, recordemos que no es necesario duplicar o triplicar el signo para dar más énfasis a lo dicho. Esta es una práctica común en el ámbito informal y no es recomendable trasladarla al campo profesional.

6. ¡Atención! En las redes, “ser formal” no debe confundirse con “ser aburrido”. El tono de la comunicación debe ser sobre todo ameno, cercano, cálido. No hay lugar para el descuido, pero tampoco para los formalismos exagerados.

7. El tiempo y el modo de recepción de los mensajes en las redes obligan a que nuestros textos sean breves, sintéticos, concretos y conclusivos. En Twitter esta restricción es más palpable, ya que sólo contamos con un número determinado de caracteres disponibles para usar. Pero en las otras redes debemos evitar la tentación de escribir de más, ya que todo aquello que quede por fuera de la vista previa del posteo (oculto detrás del “leer más”) posiblemente no llegue a nuestro fan. Por eso, las ideas principales deben expresarse en las primeras líneas y de manera lo suficientemente atractiva para motivar por lo menos a una parte de nuestros seguidores para que continúen la lectura.

8. El cuidado expresivo no debe solamente acotarse a los posteos. Debemos poner en práctica estas reglas también al momento de responder mensajes, tanto en el muro / perfil como por privado. En estas instancias nos dirigimos personalmente a un usuario interesado en establecer un contacto con nosotros y debemos ser extremadamente cuidadosos con esa relación.

9. ¡Todo lo dicho vale también para Whatsapp! En esta red, el contacto uno a uno nos tienta a descuidar la forma en la que escribimos, pero si lo hacemos desde una línea empresarial, debemos ser cautelosos. Releer antes de enviar es una estrategia sencillísima, pero muy efectiva para detectar fallas ortográficas y expresivas.

Es importante destacar que, además del cuidado en las formas de escribir los mensajes, todo community manager debe conocer y respetar las buenas prácticas generales a las que hacíamos referencia en esta nota. Tenerlas siempre presentes es fundamental para lograr resultados profesionales en la comunicación web.

Ahora sí, ¡a practicar! Nos leemos pronto.

Capacitación

5 consejos para elaborar el social media plan de tu emprendimiento

Como te comentábamos en esta nota, gestionar las redes sociales de la empresa es fundamental para mantener e incluso incrementar el status de la marca, y no solo en el espacio online. Internet es la vidriera al mundo, y como tal requiere de un cuidado especial.

Elaborar un social media plan es el primer paso de esta gestión e implica poner en juego estrategias muy bien pensadas. Hoy te damos cinco claves para que puedas hacerlo con éxito.

1. Definir claramente el público objetivo de tu empresa y elegir solo las redes sociales en las que está presente. No se recomienda participar en todas las redes simplemente por el hecho de que “haya que estar”, ya que el esfuerzo que implica manejarlas no es proporcional a los resultados. La clave es elegir de manera inteligente. Si el producto o servicio se orienta a un público de más de 40 años, veremos más resultados en Facebook . En cambio, Instagram es la red preferida por los más jóvenes.

2. Agendar las fechas y eventos especiales para la empresa y sus seguidores, y compartir contenidos especiales. Es una manera de estar presentes en momentos significativos y generar engagement con la marca, desde el reconocimiento y la cercanía. Por ejemplo: efemérides relacionadas al rubro, el aniversario de la empresa, los días profesionales, Navidad. Son ocasiones propicias para animarse a desarrollar acciones más intensivas, como promociones o sorteos.

3. El tono de los mensajes debe ser apropiado a la red y al público. Interactuar en la redes implica conectar con los seguidores de manera natural y espontánea, y para ello es necesario compartir el código de la comunicación. Por eso, un mismo mensaje seguramente deba ser formulado en otras palabras, para adaptarse al uso del lenguaje dominante en la red en la que se publicará.

4. El foco debe apuntarse a la comunidad. Mostrar que estamos atentos a sus gustos y necesidades, responder a sus inquietudes, sorprenderlos con mensajes inesperados. Para diferenciarse, la clave es entender a nuestro público; y para eso necesitamos escuchar, interpretar y estar listos para responder.

5. El peor plan es no tener plan. Es una máxima ineludible. La improvisación lleva inevitablemente al descontrol, y en internet eso se paga caro. Planificar los contenidos con 30 días de anticipación posibilita fijar objetivos, desarrollar los mensajes con tiempo, programar los posteos para ganar en productividad, elegir los contenidos apropiados, encargar el diseño de las placas, entre otras grandes ventajas. De esa manera, en el día a día podemos dedicarnos a interactuar y escuchar, y no corremos con la presión del “¡¿qué subo hoy?!”. Claro que manteniendo un margen de flexibilidad para salir al cruce cuando las circunstancias lo ameriten (por ejemplo, si sucede algo importante, imprevisto, que afecta al rubro, al producto o a la marca, hay que estar atentos para comunicarnos con nuestros seguidores al respecto).

Si bien armar un social media plan lleva tiempo y esfuerzo, los buenos resultados son evidentes en un plazo muy breve. ¡Vale la pena probarlo! Y si necesitás ayuda, estamos a tu disposición para asesorarte.

Capacitación

Social media strategist y community manager

En el campo de la comunicación digital, han surgido nuevas profesiones. Trabajos que requieren una fuerte especialización, dada la variedad y complejidad de las herramientas disponibles para gestionar los contenidos y sitios web, que se desarrollan a máxima velocidad.

Entre estos nuevos puestos, suenan sobre todo los de social media strategist y community manager. Que para muchos son parecidos, pero en realidad, no lo son tanto. Si bien tienen un origen en común – ambos se desprenden de la necesidad de gestionar las redes sociales y las comunidades que interactúan en ellas, en beneficio de la marca o empresa – en realidad hoy ambas tareas cuentan con perfiles bien definidos.

El social media strategist es el encargado de desarrollar, dar forma y analizar la estrategia global de publicación y gestión de las redes sociales. Es quien define los perfiles y traduce los parámetros de identidad institucional, orienta la toma de decisiones, establece objetivos y analiza las estadísticas, con el fin de mejorar la performance de la marca en la red. Es una tarea que requiere habilidad de gestión y planificación, conocimientos generales de marketing y branding, y también específicos del negocio.

El community manager es el ejecutor operativo del plan de social media. Es la persona que está en contacto con los seguidores y fans, se comunica de manera directa con ellos, los escucha, responde y motiva a seguir participando. Su responsabilidad consiste en ser el portavoz diario de la marca, el defensor incondicional de su reputación, la cara amiga que da vida a la empresa. Esta tarea requiere conocimiento práctico sobre las dinámicas internas de cada red social, intuición para identificar tendencias y comportamientos, excelente expresión escrita, habilidad y predisposición para responder “en las buenas y en las malas”, rápido, a toda hora.

Ambos roles resultan necesarios al momento de profesionalizar la comunicación digital de una marca, y del gran trabajo en equipo surgen los mejores resultados. El plan de social media orienta en la diaria las acciones del CM. A la vez, sus reportes cotidianos al social media strategist proveen información valiosa que le permite ajustar las estrategias de comunicación para sacar el mayor provecho posible de las ventajas y minimizar las debilidades.

¿El problema? Sólo empresas muy grandes o agencias de comunicación muy destacadas cuentan con la posibilidad de hacer frente a la contratación de profesionales que desempeñen las tareas específicas de cada rol. Los emprendedores que gestionan sus propias redes las realizan de manera simultánea, por lo general intuitiva y sin sacarle el debido provecho. Claro, porque el foco de su negocio es otro.

De todas maneras, a no desesperar. La buena (¡excelente!) noticia es que no se necesita una inversión tan grande para obtener muy buenos resultados. Sí hay que tener en claro que en este ámbito también “la peor estrategia es no tener estrategia”. Aunque no dispongamos de grandes recursos económicos, es posible lograr una gestión ordenada, clara y acorde a la marca en las redes, al conocer e identificar, entonces, los dos componentes fundamentales de su desarrollo: planificación y ejecución. Vale la pena tomarse un momento para proyectar, fijar objetivos y analizar de manera integral los sitios; y luego actuar en consecuencia, con vistas a su cumplimiento, en la interacción diaria, atenta y cordial con los seguidores.

Desde Voces te invitamos a emprender el desafío. Y estamos cerca para brindarte nuestro mejor asesoramiento.

Capacitación

Branding para emprendedores

En algún momento, todos los emprendedores nos preguntamos qué podemos hacer para crecer con nuestro negocio. Es natural: sabemos hacer algo, sabemos que ese algo puede ayudar o servir a otros, lo probamos, ¡funciona! El siguiente paso probablemente sea ingresar al mundo del marketing… este universo de conceptos, herramientas, prácticas, de las más variadas formas y colores… y la mitad de ellos ¡están en inglés! Suenan inalcanzables…

Es hora de perder el miedo. Y coraje es algo que a los emprendedores no nos falta. Por suerte, son muchas las personas en el mundo que han sabido apropiarse de esos conceptos y reformularlos de manera que sean totalmente aplicables para quienes (aún) somos pequeños.

Por ejemplo, hablemos sobre branding. Es uno de los términos más difundidos hoy (por ejemplo, desde las plataformas publicitarias de Google se proponen “campañas de branding” como alternativas de pautado) y los especialistas en el tema coinciden en que no siempre se comprende el alcance real de su significado.

Branding proviene de “brand”, inglés para “marca”. De allí que brand-ing se entienda como la gestión integral de los múltiples y diversos aspectos que componen la marca de una empresa o de un producto: el nombre, su historia, su identidad profunda, la identidad gráfica, la reputación, lo que nuestros colaboradores comentan, la suma de experiencias de los usuarios. En definitiva, todas las variables que generan en la mente de nuestros públicos la idea de quiénes somos, qué hacemos y cómo lo hacemos. Los atributos diferenciales que motivan a una persona a elegir nuestra marca por sobre las competidoras, a pagar el precio que nosotros establezcamos, a recomendarnos, a convertirse en nuestros voceros y aliados. (O, en el sentido más negativo, a rechazarnos sistemáticamente y fomentar ese rechazo a nivel social.)

Esta suma de atributos no debe ser librada al azar. Si queremos crecer con nuestros emprendimientos, no basta con tener un buen producto o brindar un buen servicio. Es necesario poner en marcha mecanismos de gestión concretos, planificados, que potencien nuestra marca a través de una experiencia definitivamente positiva del usuario.

De alguna manera, todas las organizaciones -gigantes, grandes, medianas, pequeñas o micro- hacen branding, desde el momento en que a través de sus productos o servicios generan una imagen de marca en la mente de un receptor. Sólo que muchas no lo saben, o no lo hacen de manera consciente. Entonces, ¿no sería mejor tomar conciencia?

Por eso, a partir de hoy, hablemos y trabajemos sobre branding. Entender el concepto es el punto de partida para fortalecer nuestras marcas. Es posible alcanzar una gestión profesional de branding sin incurrir en costos exagerados, solo apuntando los esfuerzos que ya hacemos en la dirección correcta, a través de un plan cuidado y una gestión ordenada. Los beneficios, sin dudas, no tardarán en sorprendernos.

Capacitación

De la identidad a la imagen

Uno de las nociones fundamentales para entender la comunicación empresarial es la de imagen.

Pero… ¿qué es lo que queremos decir con “imagen institucional”? ¿Es lo que somos, lo que queremos ser? ¿Nuestro logo, nuestros colores, la fachada de nuestro local?

No exactamente.

La imagen de nuestra empresa, de hecho, está fuera de nosotros. Está en nuestros clientes, en las personas que ven nuestros anuncios, en los vecinos que todos los días nos saludan, en la comunidad en general.

La imagen, sin embargo, se construye a partir de dos elementos que sí nos pertenecen: nuestra realidad y nuestra identidad.

La realidad institucional es lo que nuestra empresa es: la entidad jurídica, el rubro, la infraestructura, nuestra realidad económica – financiera, la organización de nuestros recursos humanos.

La identidad institucional es lo que nuestra empresa define que es: nuestra identificación visual (identidad sensorial) y nuestra tríada misión – visión – valores (identidad profunda).

La identidad sensorial incluye:

– El nombre de la empresa y de sus diferentes marcas / productos.

– El isotipo / logotipo / isologotipo.

– Los colores corporativos.

Se aplica en diferentes soportes: instalaciones, indumentaria, vehículos, envases y embalajes, papelería, merchandising, etc.

También, por supuesto, se refleja en los mensajes que nuestra empresa emite a través de diversos canales, desde un anuncio en un diario hasta un cartel en la vía pública, desde una cuña radial hasta un anuncio en sitios web o un posteo en redes sociales.

Finalmente, y regresando al tema de esta nota, debemos entender que la imagen institucional es un concepto variable, que cada persona construye a partir de los estímulos que recibe no solamente de nuestra parte, sino también desde otros actores de la sociedad.

Por eso, todas las acciones de comunicación que llevemos adelante deben apuntar a acortar la brecha entre la identidad (lo que queremos comunicar) y la imagen (lo que los públicos perciben).

Recordemos: todo comunica; por lo que todas las acciones deben estar coordinadas, para lograr una imagen institucional coherente y unificada.

¡Hasta la próxima nota!

Fuente de consulta:

Adriana Amado Suárez y Carlos Castro Zuñeda, Comunicaciones Públicas.